Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on mar 24, 2012 in En el Diván, Psicología | 2 comments

6 Características de la Dependencia Emocional

6 Características de la Dependencia Emocional

Si me dejas ahora,
no seré capaz de sobre vivir,
me encadenaste a tu falda,
y enseñaste a mi alma a depender de ti.
Si Me dejas Ahora de José José

Una persona dependiente es aquella a la que se le dificulta ser independiente y lograr su propio crecimiento personal; hoy hablaré sobre las características más sobresalientes de este tipo de personalidad y cómo les afectan tanto en su vida personal como en su vida en pareja y laboral.

1. Imposibilidad de autosuficiencia.

La persona dependiente cree que no puede lograr cosas sola, así pues requiere el soporte financiero de sus padres, amigos o cónyuges; aún cuando posea un trabajo estable.

2. Sumisión.

Cree que a partir del sometimiento obtendrán el cariño que necesitan. Pueden aceptar tareas desagradables con la finalidad de evitar desacuerdos, tolerar malos tratos e insultos y aceptar asignaciones aunque no estén de acuerdo con ellas.

3. Necesidad imperiosa de aceptación.

Buscan el aconsejamiento excesivo y la reafirmación de otros, es posible que, por ejemplo, utilicen ropa que no les agrade sólo para agradar a su pareja.

Muchas veces hace esto con la finalidad de que el otro no se moleste y se abra la posibilidad de un alejamiento o abandono.

4. Autoestima deteriorada.

Se ve a si mismo como incapaz respecto a los demás; basa su valía personal en el el cariño que los demás le prodiguen y la aceptación social.

5. Dificultad para tomar decisiones.

Este es una de las características más evidentes de la dependencia; la toma de decisiones es casi imposible de llevarse a cabo, además de ser un proceso sumamente complicado para ellos, ya que tienen pensamientos automáticos de rechazo e incapacidad.

Suelen delegar la toma de decisiones en quienes ellos consideran más capaces, pueden ser sus cónyuges o familiares.

6. Relaciones Sociales Escasas o Nulas.

Suelen relacionarse solamente con la persona o las personas de quienes dependen, no realizan acercamiento sociales con las demás personas y esto les impide crear redes de apoyo.

  • En sus relaciones amorosas.

Es temeroso de la soledad, busca a sus parejas “Por no estar sol@” o por que “Peor es Nada”.

Así pues, son capaces de soportar malos tratos, abandonos intermitentes y buscan complacer todas las necesidades de la pareja dándole (y exigiéndole) “atención extra”; sus relaciones suelen ser desequilibradas en donde el “dependiente” da mucho más de lo que recibe.

Las personas dependientes viven las separaciones como algo terriblemente doloroso, sin embargo, al poco tiempo se relacionan nuevamente sin llevar a cabo una adecuada elección de pareja.

  • En el área profesional.

Son incapaces de llevar a cabo tareas que no requieran supervisión ya que su iniciativa se ve mermada por la incapacidad de tomar decisiones; suelen mostrarse incompetentes para no generar conflictos y, aunque tengan buenas ideas, no las presentan ni las concretan debido al temor al rechazo y los pensamientos automáticos de incapacidad.

  • ¿Qué se puede hacer?

Antes que nada es importante que la persona dependiente se de cuenta y acepte que presenta un problema.

La ayuda profesional de un psicoterapeuta puede ayudar mucho a personas con éstas características al disminuir los pensamientos automáticos y modificar cogniciones que les impiden el desarrollo personal.

Fuente:

American Psychiatric Asociation, DSM-IV Manual de Diagnóstico Estadístico de los Trastornos Mentales, 1994